TESTIMONIOS

En las sesiones de DISCIPLINA POSITIVA para padres tengo el privilegio de conocer a madres y padres implicados en la educación de sus hijos y comprometidos con el papel tan fundamental que desarrollamos en su formación como personas: lo que estos padres me brindan a nivel tanto profesional como personal es de incalculable valor para mi y a ellos va todo mi agradecimiento de corazón.

Aquí van algunos de los testimonios que “mis pap@s” han tenido la amabilidad de facilitarme, para que otros padres tengan unas referencias y unas opiniones a la hora de acercarse a mis talleres

“El logro mas importante para mi fue aprender a evitar los conflictos sin dejar de educar a mi hijo.” (O. padre de un niño de 2 años y medio)

“Las partes de los talleres que fueron mas efectivas para mi fueron la postura frente a la educación amable y firme, la herramientas frente a situaciones de rabietas y de entender como nuestro estado anímico influye. Los conceptos mas útiles fueron las reuniones familiares, simulaciones practicas de situaciones reales en casa y el concepto de consecuencias VS castigo.” (J. padre de una niña de 15 meses)

“Después de los talleres noto como cambio que mis hijas escuchan mas y respetan mas mi opinión…igual es porque notan que ahora yo las respeto mas a ellas.” (L. madre de 2 niñas de 4 y 2 años)

“De verdad que participar a este ciclo de talleres de disciplina positiva ha sido una experiencia personal y familiar maravillosa para ayudarme a conocer otro modelo de crianza y de educación basado en el respeto.” (L. madre de un niño de 2 años y medio)

“Desde luego recomendaría los talleres de disciplina positiva porque pueden ayudar a tener hijos mas felices, con autoestima y a mejorar la convivencia.” (H. madre de 2 niños de 4 y 2 años)

“Aconsejaría este taller a cualquier padre o maestro porque adquieres habilidades para poder educar desde un punto de vista positivo, que es muy diferente a lo estamos acostumbrados a hacer, o a como nos han educado nuestros padres y en la escuela.” (P. padre de una niña de 6 meses)

“Me ha gustado mucho compartir experiencias con otros padres, exponer diferentes situaciones y encontrar las posibles resoluciones. A lo largo de las semanas han habito muchos cambios muy positivos, hay mas armonía en casa, mas comprensión y mas dialogo entre todos.” (P. madre de una niña de 4 años)

“Recomendaría encarecidamente este ciclo de talleres a otros padres, sobretodo por la idea de respeto universal y por llenar sus mochilas de nuevas estrategias. He entendido plenamente que el mal comportamiento esconde una necesidad o una desmotivacion por parte del niño.” (B. madre de un niño de 22 meses)

“Me sorprendió ponerme “en la piel del niño” y cambiar la perspectiva.” (A. madre de una niña de 15 meses)

“Como resultado de los talleres he podido apreciar cambios en nuestro día a día, en primer lugar mi conciencia, como poder entender y comprender a mis hijos y finalmente como poder tomar la alternativa mas conveniente.” (C. padre de 2 niños de 4 y 2 años)

“Lo que fue mas significativo para mi aprendizaje fue escuchar a los demás padres y poder demostrar cosas reales a través de las actividades vivenciales.” (J. madre de una niña de 5 años y medio y de un niño de 2 años y medio)

“El aporte de herramientas y recursos para interactuar con los hijos, por parte de la facilitadora, amplia mi capacidad para educar.” (V. padre de un niño de 3 años)

“Recomendaría este taller porque me parece practico e útil a la hora de tener resultados a largo plazo.” (E. madre de una niña de 3 años)

“El concepto mas revelador para mi fue el de tener derecho al error y que siempre existe otra oportunidad con los niños. después de mi participación a los talleres de disciplina positiva el cambio que mas destaco en mi casa es que hay mas tranquilidad e auto-confianza, para intentar hacerlo de la mejor manera posible.” (R. madre de un niño de 2 años)

“Me han gustado todas las sesiones, ha estado muy bien programado y se ha entendido perfectamente lo que se quería transmitir…sobretodo lo aconsejo en pareja porque a nivel de familia ha mejorado mucho nuestra comunicación.” (A. madre de un niño de 3 años)